Comprar en mínimos y vender en máximo es dificilísimo, y lo avisamos claramente para evitar falsas expectativas, yo diría que imposible, salvo casualidades como cuando el burro de Bartolo hizo sonar la flauta.

Para maniobrar con una estrategia beligerante hace falta seguir espartanamente un sistema mínimamente probado. En nuestro caso seguimos el LUMAGA System que para no irnos muy atrás te comento los últimos movimientos: El día 05 de diciembre del 2016 dio señal de entrada, y ahí estuvimos creo que más de 30 semanas cogiendo las subidas siguientes. El 29 de junio del 2017 dio señal de salida. Las siguientes entradas y salidas las puedes ver en cada uno de los gráficos de los correspondientes índices. El secreto es muy sencillo y no se lo digas a nadie, es que aparte del comportamiento de las velas, obligamos a más coincidencias. Esto es, vemos los cruces de los indicadores, vemos las direcciones de las sogas y vemos la proporción de valores directores

De todo lo anterior, no quiero que nadie saque la conclusión de que nuestro sistema es infalible, ni mucho menos. Pero el grado de acierto si es muy grande y sobre todo que cuando toca salir no miramos si hemos entrado a más o menos precio del momento de salida, siempre prefiero perder 1 que no 5, por lo que el precipicio del Banco Popular que llevaba 10 años bajando nunca nos hubiera pillado, pues aunque nuestro sistema es lento por usar velas semanales, a la segunda o tercera semana tenemos más que confirmada la dirección del movimiento, sea de entrada o de salida.