Buscando el suelo del DAX 30

El día 25 de junio de este nefasto 2018, siguiendo las indicaciones que nos daba nuestro sistema, vimos señal de salida en Dax 30 y en el MDAX 50 y así lo hicimos saber. Con anterioridad, ya habíamos avisado de noches de cuchillos largos en Europa. Creo que fue a principios de mayo y lo publicamos en nuestra página así como en varios portales de Bolsa donde subimos nuestros artículos de divulgación.

Como sabéis nuestra estrategia no es la venta de fondos o de valores, sino el traspaso de fondos de inversión mobiliaria de renta variable a fondos de inversión del mercado monetario o FIAMM. Nunca a mixtos que a la hora de perder nos hacen perder y a la hora de subir se sube poco. Podéis buscar artículos explicando esta estrategia.

Los motivos de nuestra salida del 25 de junio se aprecian claramente en el gráfico adjunto, donde figura una línea punteada roja vertical y además lo explicamos a continuación:

Buscando el suelo del DAX 30

Las velas, eran grandes y rojas y ya era la segunda. En las explicaciones sobre el funcionamiento de nuestro sistema, ya hemos explicado que son velas HA y como se forman, para evitar líos en los colores. Primera pauta negativa.

Los indicadores o CHVAs que seguimos, tanto el timing como el confirming, que confirmó a la semana siguiente, aquel día 25 ya habían empezado a caer y desde entonces no han mejorado ni una sola semana. Segunda pauta negativa.

Las sogas, lo mismo de lo mismo, tanto la soga azul (media ponderada ajustada), como el tenkan del ichimocu ya estaban decrecientes. Fijaros que el kijun también empezó a bajar lo cual es muy raro, ya que es una soga lenta y siempre tarda en tomar la tendencia. Tercera pauta negativa.

Y los valores directores se puede ver que estaban en (16-34) bastante negativos, aunque a día de hoy han empeorado aún más y están en (02-48). Cuarta pauta negativa.

Resumiendo, si nuestras 4 pautas que seguimos religiosamente están negativas nos salimos, sin buscar explicaciones de que está pasando, ni si nos convencen las explicaciones oficiosas que nos van dando la prensa y determinado analistas de cabecera que no dejan de estudiar la Bolsa y que no encuentran nunca motivos para salir.

Y ese día, 25 de junio el cierre fue de 12.270 muy lejos de donde nos encontramos ahora, por lo que las pérdidas que nos hemos ahorrado han sido considerables.

Pues bien, con posterioridad a nuestra salida, como se aprecia en el gráfico, las cotizaciones han seguido cayendo, incluso en septiembre se apoyaron en dos ocasiones sobre la clavícula del HCH que venían formando, pero a pesar de la caída continua, en varias ocasiones escribimos nuestro asombro por la lentitud de la caída y de que el RSI no entrara en sobre venta. En otras palabras han estado dosificando la caída que parecía inevitable pero que querían controlar.

Pero en la 3 últimas semanas la aceleración de las caídas se han autoalimentado ganando en profundidad y una vez traspasada la clavícula, la media de 200 ha durado nada, lo que también me ha sorprendido, ya que parece que los alcistas se han replegado a sus cuarteles de invierno y han abandonado estas líneas de soporte que técnicamente deberían de haber funcionado y opuesto más soporte a las cotizaciones.

Por lo tanto veamos donde vamos a encontrar el suelo del DAX y aquí entramos en varias hipótesis.

  • ¿Parará en los 11.000?, donde viene la base del canal alcista de octubre del 2.011 y que nunca ha sido violado. Pues el primer nivel de soporte que encontramos y lo vamos a ver enseguida por la proximidad actual de las cotizaciones.
  • ¿Parara en los 10.800?, que es la línea superior del lateral que formó en el verano del 2.016, de donde ya salió la subida de final del 2.016 y 2.017, es el segundo nivel de soporte que encontramos.
  • También puede parar en los 10.400 que es la zona mínima del canal lateral anterior, aunque sería un soporte muy débil por su propia definición.
  • El cuarto soporte que vemos sería a nivel del 10.000 que estaría de acuerdo al descuento de la distancia de la clavícula al máximo de la cabeza de la figura de HCH.

Cuál de los cuatro soportes mencionados será el bueno es imposible de adivinar, pero en caso de llegar a 10.000 ya sería una corrección primaria bajista en toda regla y habría que replantearse todas las estrategias del ciclo bursátil, que en ese momento habría que dar por acabado.

Como conocéis nuestro lema sobre que las bolsas son imprevisibles, debéis estar atentos a la formación del suelo que llegará antes o después y que como siempre se dejará ver, pues el cambio para arriba no será de un día para otro, pues el suelo para ser fiable y más después de tanta caída, debe ser suficientemente ancho como para que encuentre apoyo la próxima subida.

Aquí llega la pregunta del millón de caramelos: ¿Ante esta situación donde podemos invertir nuestros ahorros? Pues en próximas semanas iremos tratando de las alternativas y analizaremos el sector inmobiliario y la renta fija, al menos.

El artículo que acabas de leer no tiene ninguna retribución económica y para su autor solo tiene interés divulgativo. Si te ha gustado debes votarlo para satisfacción personal del autor, y para que conozcamos tus gustos para futuros artículos a escribir. También deberías mostrárselo a tus amistades a través de las redes sociales en que participes.

Nuestro lema, sigue siendo: Las Bolsas son imprevisibles, pero no anárquicas.