¡¡Ojo!! Que salimos de un HCH en el DAX

Cuando entras en un buscador de fondos y los ordenas por rentabilidades de un año o menos dan ganas de salir corriendo y no volver a entrar más en Renta Variable, lo que pasa es que sabemos que no hay alternativa más rentable a largo plazo. El panorama es desolador, con rentabilidades negativas en algunos fondos de inversión de más del 25%, lo cual es bueno para los que salieron en junio del 2.018, pero muy malo para los que no vieron la señal de salida y quedaron atrapados y han padecido estas caídas brutales.

Los atrapados si se guían por la antigua usanza esperaran el tiempo que haga falta y cuando las cotizaciones o los valores liquidativos vuelvan a los niveles de entrada saldrán corriendo y dirán que no han perdido nada, como mucho reconocerán que han perdido el tiempo.

Últimamente están llegando muchos cantos de sirenas de que se ha acabado la caída, según la versión de la prensa y los bancos, que como de costumbre no han sacado a los inversores, pero hagamos una reflexión antes de seguir adelante.

¿De dónde venimos y adónde vamos?

Pues desde el 12 de mayo que publicamos nuestro artículo sobre las noches de cuchillos largos, ya hablábamos que se podía formar una figura muy bajista de hombro-cabeza-hombro en el DAX 30, o simplificadamente HCH. El primer hombro se formó a final de junio del 2.017, la cabeza acabó de completarse justo ahora hace un año, que además fue muy amplia incluyendo un doble máximo, y por último en segundo hombro se formó a mitad de junio del 2.018.
El esquema de la figura le tenéis a continuación en el siguiente gráfico:

¡¡Ojo!! Que salimos de un HCH en el DAX

Posteriormente en nuestro artículo sobre los suelos del DAX, apuntábamos varios niveles, como era el 10.800 que costó pasar para abajo, y luego ha costado atravesar para arriba. También señalábamos el 10.400 donde al final parece que ha hecho un cierto suelo y por último el 10.000 donde no parece que vaya a atacar de momento, por fortuna para todos.

Pero dicho lo anterior, nos queda por contestar adónde vamos. Hay un número redondo con tres ceros (11.000) que costará trabajo pasar a la primera. Después nos encontramos con la media de 200 semanas aproximadamente en 11.500 y por supuesto atravesar la línea clavicular que está aproximadamente a la misma altura y a la misma altura de la línea superior del canal bajista más lento que viene desde junio del 2018. En fin que la bolsa volverá a tener grandes días no me cabe duda, pero que hay que extremar las precauciones, tampoco me cabe duda.

Para cierre solo recordar la fase del ciclo en que nos encontramos, donde la mejor solución sería que estuviéramos en una onda 6 y en puertas de una onda 7 que algunas veces suceden, porque como se formen una A-B-C malos meses nos esperan por delante.

Por último recordar que nuestro sistema no predice nunca nada, ni queremos que haga visiones más o menos mágicas a través de bolas de cristal, sino que detecta los posibles cambios y así lo hacemos saber a todos los lectores y esto queda de sobra explicado en nuestro lema que sigue siendo: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.