Occidente tiene un problema con China

Lo que ciertos medios occidentales nos han querido presentar como un capricho americano de poner aranceles a todo quisqui y que las negociaciones sean llevadas a ritmo de twitter, según se levanta Trump y su tambor, no deja de ser una versión frívola del verdadero problema que Occidente tiene con China.

Pues bien el problema chino no solo afecta a USA, aunque sean estos los que están intentando poner orden, sino a todo Occidente y diría que todavía más a Europa, aunque de momento nadie se haya dado por aludido, y estemos mirando para otro lado esperando que sean los americanos los que nos resuelvan el tema y nosotros esperando a recoger las nueces del árbol que muevan los americanos, pues meternos a criticar los desmanes de un régimen totalitario está mal visto.

Lo que en un principio hemos calificado como guerra de Gila, como hemos escrito mas de una vez tiene un trasfondo económico, comercial y social muy importante que no se ve en los medios informativos y ya llevamos meses con este tema, pero que en cuanto entras en los comentarios que dejan los lectores palpas la magnitud del problema en toda su extensión y con toda su crudeza. Es increíble la superficialidad con que tratan este tema los medios de comunicación de España, que supongo que es la misma de los del resto del mundo, pues se copian unos a otros, y cuando ves los comentarios que dejan los lectores ves verdaderos editoriales en 10 lineas o menos, entre otras cosas porque la gente escribe desde su experiencia de lo que supone comprar productos chinos y de cómo están afectados en su economía, por no decir a su paro o de sus hijos y allegados.

El problema chino es que hay que poner orden en muchas cosas que se venían haciendo mal desde hace años y que nos está llevando a una situación que empieza a ser insostenible, pues no es lo mismo comprar productos occidentales que chinos que tienen unos costes bajísimos, pero es hora de preguntarse a que se debe la diferencia de precios y ahí está el verdadero problema que la socialdemocracia europea que nos gobierna, ni la socialdemocracia americana que los gobernaba quieren ver para no molestar a cierto regimen. Es hora de hablar de cuáles son las formas de fabricar en China y ver si son comprables con Occidente en cuanto a condiciones laborales, donde se habla de jornadas de 16 horas diarias por 200 dólares al mes.

También habrá que hablar de los controles de calidad, de la protección del medio ambiente donde llegan imágenes de ciudades con una polución irrespirable, donde ya me gustaría ver a una de las alcaldesas españolas controlando las emisiones de los coches y fábricas de esas ciudades. Sigamos con el control de plagas en el campo donde meten venenos ya prohibidos en medio mundo mundial. Sigamos con tasas de crecimientos del 8% o del 6% que a medio plazo son insostenibles de no ser por el conjunto de todo lo anterior, a lo que se añade la continua devaluación de la moneda, la falta de respeto sobre la propiedad industrial, etc, etc.

Pero todo esto que digo que pasa muy lejos de nosotros y por eso creemos que podemos mirar para otro sitio, ya llevamos años que nos está afectando y muy directamente, pues nos encontramos con sectores económicos enteros en Europa que se han hundido como es el caso del textil, juguetes, calzados, iluminación, pequeño electrodomésticos, etc, etc. Hablar de cómo ha caído cada uno de estos sectores nos daría para dos días escribiendo y quedarían casos por contar. Tan solo citar las pequeñas fábricas textiles que había en muchos pueblos de España donde se fabricaban pantalones vaqueros, chaquetones o camisas que daban trabajo a pequeños talleres de la comarca que ha ido todos a pique por la competencia de China y otros países milagros similares y ahora se dan cuenta de que España se ha vaciado porque llegan las elecciones pero nadie ha dicho desde cuándo y por qué.

Una vez expuesto someramente el problema que Occidente tiene con China y sus productos podemos empezar a entender lo que sucede en las Bolsas, que desde hace meses nos la mueven a golpe de twitter de Trump. Por ejemplo acordaros del cierre de la semana anterior que quedaron los futuros muy sobrecomprados y la forma tan diferente de la apertura posterior por unos mensajes diciendo si van bien o mal las negociaciones, de si llegan cartas bonitas o feas de los dirigentes chinos.

Pues bien, con acuerdo o sin acuerdo los americanos no pueden meterse en un berenjenal como el Brexit, donde los ingleses quieren salir de Europa pero quedándose con todo lo que les gusta y no asumiendo ninguna carga, como quería hacer España con no entrar en la OTAN pero sí que nos defendiera de rusos y moros, entre otros. Como decía, parece que las negociaciones empiezan a ser serias y como en toda negociación o en una partida de cartas puede que haya faroles, pero no confundamos los faroles con tirarse tiros en los pies, ni por parte americana ni por parte de los chinos, pues lo que es evidente que los americanos pueden prescindir del mercado chino, pero lo contrario no es posible. Entendámoslo, China no puede prescindir del mercado americano que es lo que pasará cuando le lleguen los efectos de los aranceles del 25% que ya parece que están entrando en vigor.

A todo esto habrá que echar un vistazo a la Bolsa de los chinos para saber como se están tomando el asunto de las negociaciones o de la llamada también guerra comercial.

Occidente tiene un problema con China

Lo primero que sorprende del gráfico es la subida tan pronunciada del 2014, que nos recuerda a las subidas que tuvieron los bancos europeos en los años del 2003 al 2007 y que hemos comentado en artículos dedicados al tema. Pero fíjense que en junio del 2015 hace un máximo de 715 puntos y desde entonces no ha levantado cabeza, donde el CHVA timing se ha quedado plano sin posibilidades de atacar aquellos máximos y más cuando el día 10 de mayo ha cerrado a 419 puntos y con un aspecto malísimo, muy lejos del aspecto que tienen los índices americanos o europeos que no los pongo porque los conocéis de sobra.

Es que en el 2015 cuando hace máximos este índice de china, Trump no era presidente ni posiblemente todavía era candidato a la presidencia, por lo que el problema viene de largo y no solo es achacable a ciertos twitter más o menos desafortunados para mover cotizaciones como nos quieren hacer ver.

Por lo tanto, no confundamos los efectos con las causas, pues la semana que acabamos de cerrar ha sido mala en Bolsas pero es que veníamos de unos niveles de sobrecompra muy fuertes y encima con todos los índices en fuertes niveles de resistencias. Pensemos que al final nadie va a levantarse de la mesa y va a tirar del tapete y va a echar la vajilla al suelo, sino que por la cuenta que les trae a los chinos de no perder el mercado americano y por la cuenta que le trae a los americanos de conseguir la reelección presidencial ya sabrán ponerse de acuerdo y la sangre no llegará al rio y mientras tanto nos van a tener como un flan en un barco con mar arbolada cada vez que haya mensajes más o menos bonitos de los americanos o fanfarronadas de la prensa china.

Ya sabeis que tenemos un lema del que cada vez estamos más convencidos y es que: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.