Comisiones de los fondos versus Invirtiendo como Warren Buffett

Invertir un capital que no necesitamos y sacarle una buena rentabilidad es muy apetecible, pero nunca ha sido fácil, sino todo lo contrario. Es muy difícil y no siempre se acierta, por lo que asumimos un riesgo, que cada uno debe plantearse si es capaz de soportar.

En los tiempos actuales, con los intereses por los suelos podemos plantearnos varias estrategias de inversión, para ver dónde invertir ese capital sobrante y se me ocurren 3 posibilidades, aunque hay muchas más:

  1. Primera opción: Sigues con tu cuenta a plazo fijo al tipo de retribución que consigas sacar a tu banco o caja, que unas decimillas para chuches para los críos sí que se pueden sacar. En estas condiciones no ganas nada, pero consigues no pagar nada, lo cual hay gente a la que le compensa.
  2. Segunda opción: Fichas un equipo de analistas y demás estrategas como hacen inversores como Warren Buffett, y empezamos a comprar empresas o parte de las mismas y esperamos a que se revaloricen, generando una gran plusvalía.
  3. Tercera opción: Te metes en fondos de inversión mobiliaria y pagas sus comisiones, según te explicamos más adelante, pasando de renta variable a monetarios y viceversa, según vayan produciéndose los dientes de sierra.

Los fondos de inversión mobiliaria son una masa de dinero aportada por diferentes inversores que invierten en diferentes valores mobiliarios. El fin del fondo es sacar una rentabilidad a base de que los valores de su cartera se revaloricen, por lo que cuanto más se revaloricen los valores en los que ha invertido, más se revaloriza el fondo.

Hay fondos que invierten todo su patrimonio en renta variable, y sus gestores necesitan estar analizando las diferentes acciones del mercado para elegir, lo más acertadamente posible los valores que más vayan a subir. Estos fondos están orientados para inversores agresivos o tolerantes al riesgo.

Hay otros fondos que invierten en valores del mercado monetario, comprando principalmente deuda pública de diferentes vencimientos y estos fondos están más orientados para inversores conservadores.

Posiciones intermedias hay muchas, me refiero a fondos donde hay una porción más o menos grande de renta variable y el resto de valores del mercado monetario. Son los llamados fondos mixtos.

Una vez hechas las presentaciones de lo que son los fondos de inversión mobiliaria, hablemos de lo que cuesta gestionar los fondos, porque hacer las gestiones oportunas para sacar la mayor rentabilidad posible, necesitan una infraestructura de medios personales y de conocimientos que cuestan dedicar tiempo y dinero, por lo que los fondos cobran a sus suscriptores una comisión de gestión que suele ir del 1,25% al 2%, aunque más adelante matizaremos. Además pagan una comisión de custodia al banco donde tienen depositado el fondo, que suele estar en torno al 0,10% del patrimonio del fondo.

Cuando entramos en un buscador y leemos la rentabilidad del fondo, tenemos que saber que las comisiones anteriores ya están descontadas, pues los valores liquidativos se fijan a diario y las comisiones de gestión y de depósito se van descontando también a diario.

Pero a la hora de entrar en un fondo tenemos que ver otras comisiones que nos pueden afectar directamente a los suscriptores, como son las comisiones de suscripción, que en España suelen ser 0, aunque tengo que llamar la atención ya que hay ocasiones en que las gestoras con vista a “cerrar” un fondo que lleva una rentabilidad sobresaliente, pueden poner comisiones de suscripción del 5% e incluso del 10%, por lo que hay que estar muy atentos a las comisiones de suscripción en el momento exacto de la suscripción, pues hay casos en que la comisión “exagerada” la ponen de la noche a la mañana. Recientemente ha sido el caso de algunos fondos de la gestora Groupama que hacia el mes de mayo del 2017, le puso a varios de sus fondos una comisión de suscripción del 10%, lo que en la práctica era equivalente a cerrar esos fondos. Estas variaciones las comunican por correo a los suscriptores que tienen participaciones en el fondo, y la sorpresa puede venir de que si se ha comprado un fondo determinado en un tiempo anterior y no tuvo estas comisiones exageradas pero en el momento actual puede tenerla y no se dé cuenta el suscriptor confiado.

También quiero llamar la atención sobre las comisiones por reembolso, que en el 95% de los casos es 0, pero hay ciertos fondos de inversión, sobre todo españoles, me refiero a los “value”, suelen cobrar una comisión de salida si la antigüedad de la suscripción no es superior a unos años determinados. Lo cual es problemático en caso de querer salir en un diente de sierra, ya que hay veces que estas comisiones pueden ser del 3% y mientras pensamos si traspasamos o no a monetarios, se nos ha ido más del 3% y al final nos tragamos la bajada entera.

¿Y para quienes son estas comisiones que cobran las gestoras de los fondos de inversión?, pues primero para retribuir sus costes directos, segundo para pagar a su gestor que si lo está haciendo bien puede tener tantos pretendientes como Messi o Ronaldo, tercero para pagar a los bancos que comercializan sus fondos y por último, para tener un beneficio y retribuir a sus accionistas, dado que no son ONG benéficas.

El que no quiera pagar estas comisiones tiene dos alternativas por lo menos, según indicábamos al principio, o elegir la opción primera y esperar a que los intereses suban alguna vez, o bien lo opción segunda, esto es operar a lo Warren Buffett para lo que se necesitan capitales muy superiores a los que tenemos la mayoría de los lectores de estas líneas, o es que alguien piensa que Warren Buffett tiene un equipo de personas que trabajan gratis para él o sus empresas.

El asesoramiento financiero como el jamón ibérico, que está muy bueno, es caro. Lo que tenemos que buscar es que ya que pagamos caro, saquemos una buena rentabilidad y eso nadie nos lo puede asegurar.

Aclaramos que Zona de Bolsa, ni gestiona, ni comercializa ningún fondo de inversión mobiliaria. Tan solo publicamos los cambios de tendencia que detecta nuestro sistema, que hemos bautizado como LUMAGA SYSTEM para quien quiera aplicarlo a sus fondos.

Seguimos con nuestro lema: La Bolsa es impredecible, pero no anárquica.