Preparando la desescalada

Empecemos la semana por desdramatizar la situación de la economía, que no de las Bolsas, que últimamente se las ven más recompuestas y más animadas, así que os cuento un chiste, malillo pero no deja de ser un chiste con su moraleja incluida y algo nos puede animar a ver un poco con más optimismo la semana que viene:

-¿Sabéis cómo se inventó el hilo de cobre?
-¿Cómo?
-Dos leperos tirando a la vez de una moneda de dos céntimos.

Dejamos aquí el tema del cobre, y ya volveremos más adelante y lo explicaremos al final. Ahora nos toca hablar de la Bolsa esta semana, que parece que se ha animado desde nada más empezar el lunes, con subidas generalizadas, lo que provocó un cambio significativo en la posición de los VD (valores directores) que seguimos, tanto europeos, como americanos y globales y que seguimos junto a otras pautas, para detectar los cambios de tendencias que aplicamos a los fondos de inversión mobiliaria y planes de pensiones.

Pero he aquí que el martes siguió el movimiento alcista con una muy buena sesión si no hubiera sido por las explicaciones de los políticos que aparecieron por las televisiones, y las aclaraciones sobre la desescalada y las múltiples fases que vamos a padecer, antes de volver a ser libres, y antes de poder hacernos las pruebas y saber si estamos sanos o estamos infectados.

La verdad es que el palabro desescalada suena mal y además parece que quiere indicar irónicamente algo gozoso, como por ejemplo, que hemos salido de excursión con nuestros hijos y algún amigo o sobrino que se nos ha pegado, hemos llegado a una montaña y hemos escalado hasta la cumbre y una vez disfrutadas de sus hermosas vistas, y haber merendado tortilla con hormigas como está mandado y con los pulmones henchidos de aire puro y orgullosos de nuestra hazaña nos ponemos a bajar (¿desescalar?). Podría ser esta una interpretación de la palabra o mejor dicho palabro como se decía antes en mí pueblo, cuando alguien soltaba un exabrupto semejante. Pero si reflexionamos en lo que ha pasado y sigue pasando la impresión que nos queda en el cuerpo es la contraria. Más bien es que nos hemos caído en un pozo, o mejor dicho nos han cogido de la culera y nos han tirado al pozo, y no de agua limpia, sino todo lo contrario y tras habernos rebozado y bien, de su contenido, ahora tratamos de salir a la luz, a ver el sol y respirar aire limpio porque queremos seguir viviendo.

Pero cuál de las dos versiones es la buena, la gozosa de qué contentos estamos, con tanto muerto a mi alrededor o la pesimista de ya veremos si salimos de esta ciénaga. Pues para salir de dudas me fui a visitar a Don Guguel, a la página de la Real Academia de la Lengua y pregunté por el significado del palabro y cuál fue mi sorpresa cuando me salió el siguiente mensaje:

Real Academia de la Lengua: Aviso: La palabra desescalada no está en el Diccionario. La entrada que se muestra a continuación podría estar relacionada: desescamar (desescamada).

Pero no es posible lo que veo. Teniendo un idioma riquísimo en palabras, con todo tipo de formaciones lingüísticas regulares e irregulares, que tanto hacen penar a los extranjeros que quieren aprender nuestro idioma y se han tenido que inventar una palabra que lo que parece que da a entender es lo contrario de lo que debería significar y encima no existe. Pues que cada uno que saque sus propias interpretaciones, yo ahí lo dejo.

Nadie se ha acordado de la palabra NORMALIZACION o vuelta a la normalidad, que están inventadas y existe en todos los idiomas, hasta en el chino.

Sigamos con la semana, pues el miércoles sigue la movida alcista a pesar de la prometida desescalada. Los valores directores alcanzan unos niveles sumamente muy positivos, lo que da señal de la fortaleza del mercado, para el jueves y viernes llegar a lo que otras veces se llamaba toma de beneficios que se daba a fin de la semana y más cuando llegaban estos puentes donde nadie quiere quedarse con el último duro.

Por lo que al final hemos vuelto a medio redondear el ciclo. En los más de 200 artículos que tenemos ya publicados, tanto en nuestra página web, así como aquí, entre otros sitios, siempre hemos dicho que las subidas no son infinitas, llegando las paradas intermedias, prosigue la subida hasta la parada final o techo. A continuación vienen las bajadas increíbles e injustificadas, también con paradas intermedias y la formación de los suelos, y vuelta a empezar como el bolero de Ravel.

En estas fases podemos encontrar subidas o bajadas, con subfases intermedias de pesimismo, pánico, alegría, euforia, etc, etc, que están perfectamente reflejadas en el huevo de Kostolany o de André Kostolany para precisar más.

No está demás, ahora que parece que lo más gordo de la bajada del Carnaval ha pasado, recordar el artículo que escribíamos el 14 de febrero de este 2020 y que salió en nuestra página web y aquí en esta página web titulado “Subidas exageradas de los índices”. Alguien nos llamó pesimista y “quejica” por publicar semejante artículo cuando todo se iba a ir a la luna. Y quedaban 7 días para el giro tan inesperado para la pequeña infantería, como preparado en silencio por quienes dirigen los mercados o sea las manos fuertes, como siempre.

Bueno te explico el chiste del principio: No son dos leperos los que tirando de la moneda de dos céntimos sacaron un hilo de cobre. Seguro que cada uno conoce a dos paisanos del pueblo de al lado para atribuirles el invento.

Preparando la desescalada

En segundo lugar os dejo el grafico mensual del cobre, no porque quiera mandar ninguna indicación de comprar o vender cobre o minas del metal, sino como referencia indirecta de cómo está la economía manufacturera mundial, pero no desde hace un par de meses, sino desde hace muchos años y de aquí cada uno que saque sus conclusiones, pero no olvides que una cosa es la Bolsa y otra es la economía real donde los ciclos llevan ciertos desajustes temporales.

Nuestro lema sigue siendo: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.

Cuidaros todos que falta nos va a hacer. Saludos.

Sin comentarios