La bipolaridad de los valores bursátiles

Hace 50 años más o menos, en la primera clase de Estadística de la carrera, se presentó el catedrático de turno y nos dio su lección magistral. Recuerdo que era costumbre que el primer día de cada asignatura, para la presentación de la misma, aparecía el catedrático y su corte, que la formaba su adjunto, un par de profesores de prácticas y los conocidos PNN. Después de ese día el catedrático desaparecía y no volvía a aparecer hasta el examen final de junio, pues no habían inventado la evaluación continua que ha llegado mucho después, cuando los alumnos tienen que aprobar si o si, y si no aprueban las asignaturas da igual, pues también le dan el título.

Este buen hombre nos explicó la media del pollo. Si tenemos dos pollos y un individuo se come los dos pollos, y hallamos la media, nos encontramos con que estadísticamente cada uno se ha comido un pollo, cuando no es verdad, ya que uno tiene la barriga a reventar y el otro está muerto de hambre.

Pues bien, el tema viene al caso, de que repasando los valores, tanto en Europa como en USA se observa una bipolaridad, incluso una tripolaridad o cuatripolaridad, y no sigo, del comportamiento de sus valores. En otras palabras ni todos los valores están subiendo como los tecnológicos, ni todos los valores están bajando como los bancos. He mirado entre los valores directores que usamos en el LUMAGA SYSTEM y he hecho varios grupos, según sus comportamientos:

Empresas con máximos en abril del 2015. Son mayoritariamente empresas industriales que a mitad de abril hicieron máximos, en el intervalo de más o menos 10 días y que desde entonces no han dejado de bajar, aunque bien es verdad que han hecho algunos dientes de sierra aprovechables. A día de hoy están casi todas con cerca de un 20% a 30% por debajo de esas cotizaciones máximas de mitad de abril del 2015. Pongamos nombre a estos valores, para que cada uno pueda ver de qué estamos hablando:

BMW, Bayer, Biogen, Carrefour, Daimler, Ford, Hugo Boss, Marks, Maer, Volkswagen, etc, etc.

Hace años escribí un artículo sobre las trillizas alemanas, pues ya me causaba sorpresa la coordinación de las empresas automovilísticas alemanas en sus movimientos. Pues fijaros que siguen manteniendo la misma coordinación.

Empresas que hicieron máximos a final de enero del 2018. Son mayoritariamente americanas y entre ellas encontramos algunos bancos. Por final de enero cojo el periodo de la mitad de enero hasta cerca de final de febrero. Lo mismo que antes, pongamos nombre a estos valores, para que cada uno pueda ver de qué estamos hablando:

Alcoa, America Airlines, Baidu, Dupont de Nemours, Mellon, General Dynamics, Morgan Stanley, Valeo, Wells Fargo, Western Digital, etc, etc.

Bancos cayendo desde el 2007. Gráficos iguales al del al Banco Popular y peores tenemos más de 30 valores bancarios, que no quiero ni poner nombre de los españoles por aquello de no hacer leña del árbol caído. Os traigo el que creo que es segundo banco alemán.

La bipolaridad de los valores bursátiles

Lo cierto es que los años 2004 a 2007 hicieron unas subidas espectaculares, llegaron al máximo citado del 2007 y desde entonces han hecho algunos dientes de sierra poco aprovechables, hasta llegar al momento actual donde muchos de ellos están en mínimos o cerca de esos mínimos, pero donde las posibilidades de remontada no se ven ni a medio plazo.

No es mérito nuestro, sino de Parames que hace como 10 años que decía que no compraría bancos hasta no conocer los balances de los bancos. Desde entonces nuestra política de elección de los fondos de inversión o de los planes de pensiones siempre hemos evitado los valores bancarios, y a lo largo de tantos años nos hemos inclinado por valores industriales, de salud, tecnológicos, etc, etc, pero siempre hemos evitado fondos donde el sector bancario tuviera un peso importante. Lo mismo que desde el 2016 venimos evitando fondos con valores ingleses, pero esto es otra guerra.

Empresas tecnológicas subiendo como locas. Las más conocidas son las FAANG, pero lo cierto es que hay bastantes más y muchas de ellas poco conocidas hasta que no han llegado los confinamientos en todos los países. Podemos empezar por Adobe y seguir por un largo etc, etc. Lo que me sorprende es que sigan subiendo con pocas limpiezas de sus sobrecompras como si no existieran las saturaciones de los mercados.

Os pongo un ejemplo de un servicio que ayer mismo utilicé y que hace 8 meses ni conocía. Me refiero a Zoom, que permite hacer video conferencias y es fácil de usar, pero es una tecnología de la que ya hay multitud de empresas que hacen lo mismo y que ahora por la novedad del confinamiento hemos descubierto, pero que dentro de 1 año habrá cientos de empresas con un servicio parecido, lo que inevitablemente provocará la saturación de su mercado, pero fijaros el gráfico alcista que tiene este valor que comentamos en nuestra página:

La bipolaridad de los valores bursátiles

Los datos más viejos del valor que tengo son del 15 de abril del 2019, que cotizó a 65 dólares y hoy está en torno a 480 dólares, habiendo llegado la semana pasada a 529 dólares.

Empresas que no suben desde hace unos años. Me refiero a otras no clasificadas anteriormente, como por ejemplo, Generalli, Inditex o Melia, que están muy lejos de los máximos, pero no desde que empezó el Covid-19, sino desde hace varios años en que ya venían cayendo, precisamente porque son empresas que han llegado a su nivel de saturación y crecer a los ritmos de los anteriores años pues les va a costar cada vez más y la Bolsa paga PER locos, pero siempre por empresas que tienen mucho potencial de crecimiento no por las que han llegado a su máximo y se empiezan a estancar.

Por lo tanto, solo mirando mis VD (valores directores) usados en nuestro sistema de detección de cambios de tendencias, he sacado 5 grupos bastante homogéneos, por lo que hablar de bipolaridad es quedarse corto.

Entonces si hablamos de la subida de las Bolsas, y algunos sabemos que sí que ha habido subida ya que vía fondos de inversión hemos cogido ciertas revalorizaciones, a pesar del Covid-19, pues me surge la pregunta del millón de caramelos, que esta vez no os la hago, sino que os doy mi solución: No os parece que han ido a los diferentes grupos de la bolsa de más arriba, les han dado un pollo a cada uno y resulta que a la hora de comer los valores tecnológicos se han comido los 5 pollos y los demás grupos se han quedado con más hambre que Carpanta, antiguo personaje de los TBOs, que siempre que se iba a comer un pollo le surgía algún incidente y perdía su festín.

La bipolaridad de los valores bursátiles

Aunque normalmente nos fijemos en el análisis técnico, por aquello de que en los gráficos está toda la información de los precios del valor, eso no significa que no recomendemos el análisis fundamental, sobre todo para el que tenga fácil acceso fundamental a datos fiables de diferentes empresas, que a veces es mucho pedir.

Esta semana todo empezó con una subida del 3% por motivos de cierres de cortos, que es la explicación más coherente que he oído, ya que en principio no había ninguna justificación económica que avalara tal subida, pero hoy viernes el remate de la semana está siendo bastante floja.

Como siempre, desde esta hoja semanal nos despedimos deseando que vayáis lidiando el bicho y que no os meta ninguna cornada, lo cual con el paso del tiempo va a ser muy difícil.

Nuestro lema sigue siendo: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.

1 comentario