La contradicción actual de los fondos mixtos

Antes de que sigas leyendo este artículo quiero señalarte que repares en el término ACTUAL. Me refiero a que lo que pongo a continuación es válido, según mi criterio a día de hoy, y puede que para el futuro también, pero hace unos años atrás la situación era muy diferente, como quiero explicar más adelante.

Mi punto de partida es que los intereses de la deuda a día hoy es 0, cuando no negativa, situación muy diferente a hace muy pocos años en que había deuda pública al 5%, e incluso bastante más alta y lo mismo deuda de las primeras empresas de todos los países importantes.

De cómo hemos llegado a la aberración de intereses 0, e incluso negativos, es un tema que últimamente se ha hablado más que de sobra y las consecuencias, o no se saben, o no se quieren decir. Para bien o para mal ha sido una decisión de política monetaria que han decidido los principales Bancos Centrales y con eso tenemos que vivir y amoldarnos al menos durante la próxima década. Algunos ejemplos de rendimientos negativos de deuda soberana pueden ser los siguientes:

  • España a 9 años rendimiento del -0,029%.
  • Alemania a 30 años rendimiento del -0,10%.
  • Francia a 15 años rendimiento del -0,119%.

Podíamos buscar otros países como USA o Suiza, pero no me valen para mi comparación porque operan en moneda diferente al euro y habría que añadir el riesgo divisa, y para nuestro inversor prototipo sería excesivo ese planteamiento.

A continuación tengo que suponer que un inversor medio, con unos conocimientos básicos de inversiones, que ha hecho su proceso de distribución patrimonial adecuada y se ha sometido a los test de conocimiento y conveniencia de las diferente entidades bancarias o gestoras de fondos y cuya catalogación es de inversor moderado, o conservador, o poco agresivo, según la denominación de cada examinador, pero para que nos entendamos claramente, sale catalogado como un inversor que no tolera las perdidas. Ver artículo sobre el tema.

Si a lo anterior le añadimos que este inversor tiene sus ocupaciones, o incluso no teniendo ocupaciones, tiene pocas ganas de estar siguiendo sus inversiones a diario y le gusta poco estar cambiando de productos en su cartera, pues creo que acabamos de encontrar a D. Juan Conservador que forma una gran mayoría de personas con capacidad de invertir sus ahorros de España, y diría que de la mayoría de los países occidentales.

Por mis años de experiencia en inversiones, y trabajando enfrente de las entidades bancarias o gestoras de fondos, cuando me ha tocado acompañar a algún D. Juan Conservador a su entidad o he sabido que le ofrecía para invertir, el final siempre es un fondo de inversión mobiliaria mixto, sea 20-80, 40-60, 50-50, etc, etc, dependiendo de cada caso, ya que no suele haber dos casos iguales.

Os dejo el gráfico del DAX 30, para ver la evolución del mismo en los últimos años.

La contradicción actual de los fondos mixtos

El problema es que el significado ente un fondo mixto de hace 10 años no se parece en nada al de hoy en día. Hagamos un supuesto muy sencillo y quedará más claro.

Situación de hace 10 años: D. Juan Conservador iba a su entidad de inversión con 100.000 euros y se metía en un fondo mixto con 30% de RV y 70% de RF que tenía unos gastos de gestión del 1,75%. Simplificando el tema, podíamos imaginar que el fondo cogía 30.000 euros y los invertía en acciones que subían o bajaban, según la situación del mercado en cada momento, y aquí nuestro amigo asumía el riesgo correspondiente, y por los otros 70.000 euros restantes no asumían riesgo o muy poco, y el fondo lo invertía en RF a la que podía sacar pongamos que un 5%. Luego teníamos asegurados el 5% de 70.000 euros más el beneficio o pérdida de 30.000 euros y a cambio de esto la gestora cobraba, pongamos que el 1,75%, sobre los 30.000 euros que invertía en RV y sobre los 70.000 euros que invertía en RF.

Situación actual: D. Juan Conservador adquiere el mismo fondo, y en la RV ya sabe que asume el beneficio o pérdida de 30.000 euros, pero los 70.000 euros es imposible que el fondo encuentre rentabilidades del 5%, salvo que se meta en bonos basura y ni así consigue estos rendimientos. Luego en plan optimista pongamos que encuentra deuda corporativa que rinde un 1,50%, pues si los gastos de gestión son del 1,75% como hemos supuesto, no dan ni para cubrir tales gastos.

Luego creo que la diferencia está manifiestamente clara. Hace 10 años la parte del fondo mixto que iba a RF servía para amortiguar las caídas pero con algo de retribución, pero en la actualidad no sirva para nada, incluso se paga por no sacar ningún rendimiento, ya sabido desde el momento de la contratación. Por lo que parece más sensato que D. Juan Conservador coja sus 30.000 euros y busque un fondo 100% de RV y los otros 70.000 euros los deje en una cuenta a la vista, pues estaría asumiendo el mismo riesgo que con un mixto 30-70, pero con menos costes.

Este tema más detallado le tenemos explicado en otro artículo sobre nuestras estrategias de fondos 100% RV o 100% FIAMM (Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario o simplemente Fondos monetarios).

Para cerrar me quedan tres aclaraciones:

  1. Ni el que escribe este artículo, ni la entidad que representa, tienen ningún interés comercial en ninguna entidad de fondos, solo nos mueve afán divulgativo. Podéis ver un artículo explicando la preferencia de los fondos sobre las acciones de fecha 27 de octubre y que puedes leer en los mismos lugares donde veas este artículo.
  2. La defensa de los fondos indexados por tener menores comisiones, que nunca he entendido, pues cuando entramos en un buscador de fondos y los ordenamos por rentabilidad, las rentabilidades que aparecen son ya limpias de comisiones de gestión, de depósito o de éxito, por lo que las interioridades de los costes no es lo que nos interesa a los inversores, sino el rendimiento final que nos queda limpio a los partícipes.
  3. El planteamiento anterior, está hecho para nuestro amigo D. Juan Conservador, no para un inversor que entra en RF a través de ETF o que deja una parte en oro o en divisas, pues este inversor sabe bastante más que el prototipo que analizamos mas arriba.

Por último, mientras sigamos amenazados por el bicho que campea por medio mundo, os tengo que desear que no lo cojáis y que os cuidéis.

Nuestro lema sigue siendo: Las Bolsas son impredecibles, pero no anárquicas.

Sin comentarios