La forma de avisar de los cambios es clarísima: Mandamos un correo y un SMS a los suscriptores Premium diciendo que el sistema dice salir o entrar, pero naturalmente cada uno hace lo que le viene en gana.

Luego pasa el tiempo y algún suscriptor nos ha llamado diciendo que no había hecho nada porque no lo veía claro o porque su banco le desanimó. Pues no seré yo quien le diga lo contrario. Me alegro que tome sus propias decisiones, porque los aciertos o los fallos serán suyos no nuestros.